¿Alguna vez te han ofrecido un ascenso aunque la verdad no lo deseas? No es lo más común, pero puede pasar. La mayoría de los trabajadores aspiran escalar puestos en su carrera, pero resulta que hay quienes se sienten muy cómodos y felices en sus actuales roles.

Y eso está bien, siempre que sepan cómo comunicarlo a sus jefes.

En ese sentido, para comunicar con éxito que no deseas un ascenso laboral, debes tener mucho cuidado. Rechazar una oferta laboral sin expresar eficazmente tus razones, puede cerrarte a oportunidades en el futuro o  generar una percepción negativa en tu empleador.

Con ello en cuenta, a continuación te daremos algunos tips para rechazar con tacto esa famosa propuesta.

Practica la auto-reflexión

Conócete a tí mismo. Pregúntate: ¿Por qué no quiero el ascenso? ¿Es porque no me siento capaz de abordar un nuevo reto laboral? ¿O es que realmente me gusta mi puesto actual? Conversa con tu equipo o con un compañero de confianza lo que estás sintiendo y que te dé un consejo. Su visión puede ser muy diferente a lo que piensas. Quizás esa conversación con tus pares incluso te anime a aceptar el ascenso.

Si no lo piensas así ¡todo está en orden! También es válido que te guste muchísimo lo que haces en tu actual puesto y no quieras dejarlo. Lo importante, al final de cuentas, es que tengas convicción y que rechaces el nuevo desafío por las razones correctas (y no simplemente porque no te sientes capaz, como consecuencia del Síndrome del Impostor)

Planifica la conversación

Luego de tener claras tus convicciones puedes pasar al siguiente paso. Aquí debes ser inteligente, planificar la conversación con tu jefe y hacerle saber que quieres continuar en tu actual puesto con argumentos sólidos y claros. Tomando como referencia a Harvard Business Review (HBR), existen algunos consejos que te pueden favorecer una vez que mantengas esa conversación.

Lo que debes hacer:

  • Hazle saber a tu jefe que valoras mucho que ponga interés en tí.
  • Explícale que tu labor actual es perfecta para tí.
  • Demuestra que todavía estás interesado en crecer dentro de tu actual cargo y explica cómo lo harás.
  • Deja la puerta abierta para futuras oportunidades.

Lo que no debes hacer:

  • No asumas un trabajo que te desmotiva si no estás seguro.  
  • La presión te puede jugar una mala pasada. No dejes de lado tus intereses y expectativas personales por priorizar una decisión en la cual no te sentirás cómodo.

En resumen, la manera de trabajar está cambiando. No existe una carrera profesional lineal y está bien que quieras mantenerte en tu actual puesto de trabajo. Todo lo que debes hacer es poner en prácticas ciertas habilidades de asertividad y aplicar estrategias de comunicación efectiva para explicarle las razones a tus jefes con aplomo.

Finalmente, si aún sientes dudas sobre cómo desenvolverte en una discusión laboral, te recomendamos nuestro artículo: “Kit de supervivencia laboral: cómo debatir correctamente en la oficina”.  

Descubre más historias como esta en nuestro blog ¡Nuevos tips cada semana!

Recent Posts
cansancio en el trabajocomo usar tus vulnerabilidades